Vacunas personalizadas para tratar cáncer de piel

Investigadores deben demostrar si el enfoque es viable y eficaz a gran escala.

Alt

El cáncer de piel es un problema de todos. Es desde 2001 el segundo más frecuente en México. Diversos factores inciden en este problema de salud pública, afirmó Rodrigo Roldán Marín, director de la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina de la UNAM, ubicada en Ciudad Universitaria.

Por eso la vacuna contra este tipo de cáncer es toda una revelación para las terapias contra la enfermedad.

La vacuna contra el cáncer de piel

Dos estudios que han utilizado dos diferentes vacunas personalizadas contra el cáncer de piel en fase avanzada, lograron que los pacientes que integran el ensayo siguieran libres de tumores casi dos años después de recibir el medicamento.

El tratamiento, basado en los antígenos tumorales específicos de cada paciente, ha protegido a la mayoría de los pacientes en dos ensayos independientes, por lo que ahora se debe demostrar si el enfoque es viable y eficaz a gran escala, destaca la revista Nature.

La distribución de tumores

Los investigadores llevan décadas buscando una vacuna que “enseñe” al cuerpo a destruir los tumores de forma selectiva, con un bajo o casi nulo éxito. Pero ahora, dos nuevos enfoques de vacunas personalizadas contra el cáncer, parecen haber prevenido las recaídas de forma segura en una docena de pacientes con cáncer de piel de fase avanzada.

Los científicos han señalado que el tumor de cada paciente presenta un conjunto único de características, o mutaciones genéticas. Así que para que las vacunas contra el cáncer sean eficaces, probablemente también tendrán que ser únicas.

Bajo esta premisa dos ensayos clínicos independientes publicados en la revista Nature, podrían ser los primeros en demostrar que el enfoque es viable.

En uno de los ensayos, ocho de los 13 pacientes que recibieron una vacuna personalizada contra el cáncer siguieron libres de tumores casi dos años después del tratamiento.

En el otro estudio, de menor alcance, cuatro de los seis pacientes con melanoma que recibieron una vacuna no han presentado ningún rastro detectable de cáncer más de dos años después de recibir el tratamiento. Los tumores de todos los pacientes habían sido extirpados quirúrgicamente antes de recibir la vacuna.

Las vacunas personalizadas

El vicepresidente de investigación del Instituto Parker de Terapias Inmunes para el Cáncer, Fred Ramsdell, dijo que los resultados demuestran la posibilidad de aprovechar el propio sistema inmunológico del paciente para reconocer su cáncer específico.

El experto, que no participó en ninguno de los estudios, detalló que “básicamente, los autores del maximizaron las probabilidades de una respuesta fuerte y eficaz a las proteínas presentes en las células tumorales del paciente. Es como si recibieras una vacuna contra una versión de la gripe que solo te infecta a ti”.

Las vacunas personalizadas son una nueva clase de terapias que aprovechan los neoantígenos o antígenos tumorales, que son unas proteínas presentes en los tumores y parecen ser específicas a cada paciente.

Para producir las vacunas, los investigadores primero secuenciaron el ADN y el ARN del tumor de cada paciente, para luego utilizar algoritmos informáticos para analizar las mutaciones de cada tumor y predecir los mejores objetivos que codifican los neoantígenos.

Agregó que a partir de esos datos, los equipos desarrollaron vacunas personalizadas con hasta 20 de estos neoantígenos, mientras que cada paciente recibió varias inyecciones de la vacuna a lo largo de varios meses.

Terapias contra el cáncer

En los últimos años se han creado varias empresas centradas en el desarrollo de terapias basadas en los neoantígenos, existen BioNTech, Advaxis, Gritstone Oncology y Neon Therapeutics, que fue fundada por la investigadora del Instituto Dana Farber (Estados Unidos) Catherine Wu, quien dirigió el ensayo más pequeño que se acaba de publicar.

Los neoantígenos también son los protagonistas de un proyecto lanzado el año pasado por el estadounidense Instituto Ramsdell en San Francisco para averiguar la mejor manera de producir vacunas personalizadas contra el cáncer.

Pero las células cancerosas son propias del cuerpo, por lo que es difícil “enseñar” al sistema inmune de una persona a reconocerlas. Los científicos creen que el desarrollo de vacunas contra el cáncer basadas en neoantígenos puede ser la mejor estrategia para lograrlo.

Fuente: Su Médico