Microimplantes en órganos, el futuro de los dispositivos médicos

Los dispositivos médicos en México prometen una perspectiva futura que incluye microimplantes en los órganos así como dispositivos de impresión 3D para su aplicación médica.

alt

Los dispositivos médicos en México prometen una perspectiva futura que incluye microimplantes en los órganos así como dispositivos de impresión 3D para su aplicación médica, entre otros avances, afirmó Edgar Romero, presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (Amid).

"Los microimplantes permitirán regular la actividad de los órganos para que tengan un mejor funcionamiento", explicó Romero, quien agregó a estas innovaciones las salas de cirugía inteligentes.

La investigación en dispositivos médicos está creciendo alrededor de 5 % en México, explicó el directivo en la conferencia "Logros y perspectivas futuras para la industria de los dispositivos médicos en México".

Romero aseguró que "ya han realizado un implante para cráneo de forma específica", así como operaciones sumamente complejas.

La cirugía robótica también verá reforzadas sus capacidades y "llegará a otros niveles" gracias a salas de cirugía inteligentes, capaces de otorgar mejores diagnósticos.

"Los diagnósticos para enfermedades cardiovasculares tendrán tratamientos menos invasivos", prosiguió el directivo, agregando que, de este modo, "el riesgo vascular será menor".

Para Romero, los médicos serán "capaces de hacer remodelaciones ventriculares para ser más eficientes cuando los corazones requieran de un trasplante".

Asimismo, vaticinó que cada vez "los diagnósticos serán más específicos y a un nivel molecular", gracias al avance de la medicina genómica.

Actualmente, en México 45 % de los dispositivos médicos son de última generación.

Los dispositivos médicos que tendrán mayor participación en el mercado en el año 2022 no varían demasiado de los que se utilizan actualmente, valoró el directivo de Amid.

El 16,5 % serán dispositivos dedicados a diagnósticos in vitro, 14,4 % serán para cardiología y 12,3 % dedicados a diagnósticos de imagen.

Los aparatos ortopédicos tendrán un uso de 11,5 % mientras que los productos dedicados a la oftalmología ocuparán el 9,3 %.

Desde 1980 al año 2000, la innovación en dispositivos médicos ha permitido un incremento de 3,2 años de vida en los pacientes.

El país es el principal productor y exportador de tecnología médica en América Latina y el octavo exportador a nivel mundial.

Fuente: TRT