Análisis de sangre puede ayudar a diferenciar el Parkinson de enfermedades similares

Los niveles de la proteína nerviosa fueron más altos en las personas con trastornos atípicos del parkinsonismo y menores en aquellas con enfermedad de Parkinson y quienes estaban sanos. AlT

Un simple análisis de sangre puede ser tan preciso como una prueba de líquido cefalorraquídeo cuando se trata de determinar si los síntomas que sufre una persona son causados por la enfermedad de Parkinson u otro trastorno atípico parkinsonismo, según revela un nuevo estudio publicado en la edición digital de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

En las primeras etapas de la enfermedad, puede ser difícil diferenciar entre Parkinson y trastornos atípicos del parkinsonismo (APD, por sus siglas en inglés), como atrofia del sistema múltiple, parálisis supranuclear progresiva y degeneración corticobasal, porque los síntomas pueden superponerse. La identificación temprana de estas patologías es importante porque las expectativas relacionadas con la progresión y el potencial beneficio del tratamiento difieren drásticamente entre el Parkinson y los APD.

"Hemos encontrado que las concentraciones de una proteína de los nervios en la sangre pueden discriminar entre estas enfermedades igual que las concentraciones de esa misma proteína en el líquido espinal", subraya el autor del estudio, Oskar Hansson, de la Universidad de Lund en Suecia. La proteína nerviosa -denominada proteína de cadena ligera de neurofilamento-- es un componente de las células nerviosas y se puede detectar en el torrente sanguíneo y el líquido cefalorraquídeo cuando las células nerviosas mueren.

Para el estudio, los investigadores examinaron a 504 personas de tres grupos de estudio. Dos grupos, uno en Inglaterra y otro en Suecia, tenían personas sanas y personas que habían estado viviendo con Parkinson o APD durante un promedio de cuatro a seis años. El tercer grupo estaba compuesto por personas que habían estado viviendo con las patologías durante tres años o menos.

En total, hubo 244 personas con Parkinson, 88 con atrofia del sistema múltiple, 70 con parálisis supranuclear progresiva, 23 con degeneración corticobasal y 79 que sirvieron como controles sanos. Los investigadores encontraron que la prueba de sangre era tan precisa como una prueba de líquido cefalorraquídeo al diagnosticar si alguien tenía Parkinson o un APD, tanto en las primeras etapas de la enfermedad como en aquellos que habían estado viviendo con las enfermedades durante más tiempo.

Menores niveles de una proteína en los enfermos de parkinson

Los niveles de la proteína nerviosa fueron más altos en las personas con APD y menores en aquellas con enfermedad de Parkinson y quienes estaban sanos. En el grupo sueco, el promedio de los niveles de la proteína estaba en alrededor de 10 picogramos por mililitro. Las personas con atrofia del sistema múltiple registraban niveles medios alrededor de 20 pg/ml; aquellos con parálisis supranuclear progresiva tenían un promedio de alrededor de 25 pg/ml; y quienes sufrían degeneración corticobasal estaban en un promedio de alrededor de 27 pg/ml.

Hansson considera que "las menores concentraciones de la proteína nerviosa en la sangre de los que padecen de Parkinson puede deberse a menos daño a las fibras nerviosas en comparación con aquellos con trastornos atípicos del parkinsonismo".

En el caso del grupo en Suecia, el análisis de sangre tenía una sensibilidad del 82 por ciento y una especificidad del 91 por ciento. La sensibilidad es el porcentaje de positivos reales que se identifican correctamente como positivos y la especificidad es el porcentaje de negativos que se identifican correctamente. Para aquellos en las primeras etapas de la enfermedad, la sensibilidad fue del 70 por ciento y la especificidad, del 80 por ciento.

"Nuestros hallazgos son emocionantes porque cuando se sospecha de Parkinson o de un trastorno atípico del parkinsonismo, un simple análisis de sangre podría ayudar al médico a dar a su paciente un diagnóstico más preciso --dice Hansson--. Estos trastornos atípicos del parkinsonismo son raros, pero generalmente progresan mucho más rápido y son más propensos a ser la causa de la muerte que la enfermedad de Parkinson, por lo que es importante que los pacientes y sus familias reciban el mejor cuidado posible y planifiquen sus necesidades futuras".

Una limitación de las pruebas de estas proteínas nerviosas es que no distingue entre las diferentes APD, pero los médicos pueden buscar otros síntomas y signos para distinguir entre esas patologías, según los autores del estudio, respaldado por el Consejo Europeo de Investigación, el Consejo Sueco de Investigación, la Fundación Parkinson de Suecia, la Fundación Sueca del Cerebro, la Fundación Knut y Alice Wallenberg, la Fundación Torsten Soderberg de la Real Academia Sueca de Ciencias y el Gobierno Federal Sueco.

Fuente: El Médico Interactivo